Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘reflexión’

 

El ser humano está expuesto a muchas tentaciones durante su vida. Todos las padecemos. ¿Cuáles serían las tentaciones de un niño? ¿De un estudiante? ¿De una ama de casa? ¿De un esposo? ¿De un anciano? ¿De un sacerdote? ¿De una religiosa? ¿De un enfermo?…

Podemos clasificarlas  en tres tipos:

DE PLACER:  Su origen se encuentra en el cuerpo, es decir, todas aquellas tentaciones que provienen del placer físico por ejemplo la gula, la pereza, la lujuria, etc. ¿Cuántas veces no comemos o bebemos  simplemente  por darle placer al paladar? O esas ocasiones que nos topamos con alguna revista, video, película  etc.que atenta contra la pureza del alma y que se nos hace difícil de dejar. ¿Cuántas veces no ayudamos al prójimo simplemente porque nos da “flojera”?

 

DE PODER: Se origina en el alma. El deseo de la fama, de ser reconocido por los demás, la vanidad, la soberbia, en fin todo aquello que hace que nos lleva a  sentirnos superiores a los demás. Cuando abuso de mis empleados porque sé que están necesitados. Cuando pertenezco a un grupo y quiero que se me de el lugar que creo que merecer. ¿Cuántas veces pienso que el mundo debe obedecerme?

DE TENER: Su origen se encuentra en el corazón. El deseo de poseer riqueza, la envidia hacia  los hermanos , a lo que tienen o han alcanzado. El egoísmo que nos lleva a ser indiferentes ante el dolor del más pobre. La avaricia. ¿Cuántas veces me niego a ayudar al prójimo no vaya a ser que se me presente una emergencia y necesite el dinero (aún teniendo de sobra)? ¿Cuántas veces le niego un salario justo a mis trabajadores, al fin de cuentas sólo son instrumentos de la empresa? ¿Cuántas veces le niego un pedazo de pan a mi hermano?

Tener tentaciones no es pecado, Jesucristo no pecaba y fue tentado por el demonio  (Mc 1, 12-13).  Lo que si es pecado es caer en ellas.

Las armas contra las tentaciones:

La oración (en especial el Padre Nuestro)

Las buenas obras

¿Cuándo dejaremos de tener tentaciones? simplemente el día que Dios nos llame. Mientras tanto nuestra vida debe ser una constante lucha a fin de vencerlas y alcanzar la santidad lo cual nos llevará con nuestro Señor.

Este tiempo de Cuaresma es un tiempo de reflexión, Jesús fue tentado en un momento difícil, habiendo ayunado 40 días se le ofreció que convirtiera las rocas en pan para que al fin calmara su hambre, se le ofreció riqueza, poder,  en fin el demonio quiso desviar la misión de Jesucristo aquí en la tierra pero no pudo vencerlo.

Así como Jesús seamos firmes en nuestra vida, en nuestros valores, en nuestro servicio a los demás.

Piensa ¿cuáles son tus tentaciones? ¿Cómo las voy a combatir? Ánimo, pídele al Señor la fortaleza para vencerlas y ser mejor persona, mejor cristiano, mejor hijo de Dios.

Bendiciones

Dulce Cantú

Anuncios

Read Full Post »

familia

Hace apenas unos días mi pequeño hijo se paró por primera vez, y gracias a Dios pude presenciar el momento, bueno su padre me ganó, yo lo ví en su segundo intento 😉 . En fin, hoy les quise compartir esta experiencia que muchos de ustedes seguramente la han tenido y a los que aún no son padres permítanme decirles que es una sensación hermosa ver cómo un pequeño bebé empieza a independizarse para convertirse en un niñito. Se siente una enorme alegría ver todos los logros que va teniendo día a día.

Apenas la semana pasada terminé de dar un curso de verano que duró tan sólo tres semanas y no saben el gran hueco que sentía al estar lejos de mi familia. Aunque yo normalmente trabajo en las tardes, el haber estado ocupada durante toda la mañana fue un poco triste para mí.  No es que no me guste trabajar, antes de casarme tenía turnos muy desgastantes de más de 9 horas seguidas, ya que quedaba tan retirado de la casa de mis papás que prácticamente la hora de comida en ocasiones se convertía en minutos y a veces se prolongaba la estancia en la oficina hasta altas horas de la noche ( los contadores saben de que hablo 😉 ).

Pero ¿saben?, antes no me dolía estar fuera de casa, y no era porque no amara a mis padres, sino porque mi vida se limitaba al trabajo, a mi  “desarrollo profesional”, a mis amigos de oficina y al deporte, porque cuando no me quedaba trabajando salía volando para irme a  entrenar.

Fue  una época muy bonita para mí pero nunca se comparará con lo que vivo ahora. Soy  enormemente felíz siendo esposa, madre y trabajando a mi manera, independiente, en lo que mejor se hacer. Es tan importante estar a lado de los hijos en estos tiempos tan difíciles.

A veces me deprime ver lo mal que se comportan los pequeños. A diario me toca presenciar groserías hacia sus padres, hacia maestros, hacia los mismos compañeros. A veces son como niños con comportamientos de adolescentes (supuestamente la etapa difícil) .Y los jovencitos ni se diga, muchos carecen de valores, desde su forma de vestir hasta su lenguaje y esto  sin importar el status social (nada de que “es que son pandillerillos”)

¿Y todo debido a que? En la mayoría de los casos : la falta de atención de parte de sus padres en ocasiones con causa justificada o por simple descuido, otras por creer que a los hijos hay que seguirles la corriente, no vaya a ser que se enojen. En fin todo se reduce a la educación en familia.

¿Se han preguntado porqué cuando eramos niños bastaba una mirada de la mamá para entender lo que nos estaba diciendo? ¿Recuerdan cuando el “no” era “no” y sin discutir? o cuando un maestro realmente representaba una autoridad. Sí, había uno que otro niño tremendo, pero por lo que yo viví, la mayoría eran travesuras, rara vez podías ver maldades. Cuando unas muchachitas se peleaban era “un gran acontecimiento” ya que no era común. ¿Jovencitas embarazadas? me tocó ver una o dos, y era algo que se trataba de ocultar ya que no se veía con buenos ojos. ¿Parejitas de hombres? jamás. Al “rarito declarado” de la escuela se le veía con asombro.

Mi pregunta es: ¿En qué momento cambió todo eso? ¿Realmente fue bueno el cambio?

A mí eso de que ahora sea normal ver anuncios en la televisión de “pastillitas mágicas”, preservativos, bebidas extasiantes y  hasta un simple chicle que puede sacarte de la realidad, como que no me cuadra. Para mí es pura basura visual, además de una gran aportación de antivalores. No se diga los programas de televisión en que los papás y los maestros se les presenta como personas sumamente “tontas”. Por otra parte existen  “antros” para muchachitos, que por lo que me tocó ver en la fiesta de una quinceañera, los apenas graduados de secundaria saben más de bebidas que alguien mayor. O ver como las chicas de ahora muetran su cerveza con orgullo como si mostraran una medalla.

Y me pongo a pensar..¿Cómo irán a criar a sus hijos los jóvenes de ahora si carecen de una base sólida llena amor, valores etc.? ¿Qué les tocará a nuestros hijos? ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Debemos parar la situación o dejarla seguir para ver hasta donde puede llegar?

¿Es muy difícil cambiar lo que se está viviendo en la actualidad? Claro que lo es, pero todos podemos aportar protegiendo a nuestra familia. ¿Cómo?  Es claro que no los podemos sacar del mundo y encerrarlos en una búrbuja, pero si podemos darles más atención a aquellos detalles tan importantes en su desarrollo moral y espiritual. No se conformen con darles bienestar físico, o el tiempo que les queda libre. Compartan su tiempo lo más que puedan ahora que están a su lado, ya que llegará el día en que ellos extiendan sus alas y decidan por sí mismos que rumbo tomar.

Oremos  mucho también por los niños y  los jóvenes desorientados y por sus padres para que reaccionen y le den a sus hijos lo que necesitan. Por mi parte, no sé si seré una buena madre para mi hijo, por eso pido a Dios y a la Santísima Virgen que me guíen para no equivocarme y a ustedes pido que oren por mí para hacer lo correcto.

¡Ah! por cierto, también conozco chicos muy buenos,  ¡felicidades a sus papás!

Dios los bendiga.

Dulce Cantú

Read Full Post »

406839262_ea2f0630f2
  1. Dale desde pequeño todo cuanto desee: así crecerá convencido de que el mundo entero se lo debe todo.
  2. Ríe si dice tonterías: así creerá que es muy gracioso.
  3. No le des ninguna formación religiosa: ya la escogerá él cuando sea mayor. Seguramente se quedará con ninguna.
  4. Nunca le digas <esto está mal>: podría adquirir complejos de culpabilidad y más tarde, cuando, por ejemplo, sea detenido por robar, estará convencido de que es la sociedad la que le persigue sin motivo.
  5. Recoge todo lo que tira por los suelos, así creerá que todos han de estar a su servicio.
  6. Deja que lo lea todo. Limpia eso sí, con detergente y desinfecta la vajilla en la que come; pero deja que su espíritu se recree en cualquier torpeza.
  7. Discutan los padres delante de él: así se irá acostumbrando, y cuando la familia ya esté destrozada no se dará ni cuenta.
  8. Dale todo el dinero que quiera: no sea que sospeche que para tener dinero se debe trabajar.
  9. Que todos sus deseos estén satisfechos: comer, beber, divertirse…; de otro modo se sentiría frustado.
  10. Dale siempre la razón: son los profesores, la gente, la ley, la sociedad…, quienes la traen en contra del muchacho: no lo reprendas, no sea que se disguste.

Y cuando tu hijo sea ya un desastre, proclama que nunca pudiste hacer nada con él.

-Tomado del libro “Para salvarte” Compendio de las verdades fundamentales de la religión católica y las normas para vivirlas. Autor Pbro. Jorge Loring, S.I.-

Sólo agrego una cosa más, papás no se preocupen sólo por el bienestar físico de sus hijos, el que comer, que vestir; sino también y sobretodo el bienestar espiritual. Oren con ellos, platiquen con ellos, jueguen, rían, convivan con ellos. Somos  los padres principalmente los que debemos sembrar esas buenas semillas en nuestros hijos, de lo contrario, ¿cuál será su futuro?

Dios los bendiga a ustedes y a sus familias.

Read Full Post »