Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘esposo’

 

El ser humano está expuesto a muchas tentaciones durante su vida. Todos las padecemos. ¿Cuáles serían las tentaciones de un niño? ¿De un estudiante? ¿De una ama de casa? ¿De un esposo? ¿De un anciano? ¿De un sacerdote? ¿De una religiosa? ¿De un enfermo?…

Podemos clasificarlas  en tres tipos:

DE PLACER:  Su origen se encuentra en el cuerpo, es decir, todas aquellas tentaciones que provienen del placer físico por ejemplo la gula, la pereza, la lujuria, etc. ¿Cuántas veces no comemos o bebemos  simplemente  por darle placer al paladar? O esas ocasiones que nos topamos con alguna revista, video, película  etc.que atenta contra la pureza del alma y que se nos hace difícil de dejar. ¿Cuántas veces no ayudamos al prójimo simplemente porque nos da “flojera”?

 

DE PODER: Se origina en el alma. El deseo de la fama, de ser reconocido por los demás, la vanidad, la soberbia, en fin todo aquello que hace que nos lleva a  sentirnos superiores a los demás. Cuando abuso de mis empleados porque sé que están necesitados. Cuando pertenezco a un grupo y quiero que se me de el lugar que creo que merecer. ¿Cuántas veces pienso que el mundo debe obedecerme?

DE TENER: Su origen se encuentra en el corazón. El deseo de poseer riqueza, la envidia hacia  los hermanos , a lo que tienen o han alcanzado. El egoísmo que nos lleva a ser indiferentes ante el dolor del más pobre. La avaricia. ¿Cuántas veces me niego a ayudar al prójimo no vaya a ser que se me presente una emergencia y necesite el dinero (aún teniendo de sobra)? ¿Cuántas veces le niego un salario justo a mis trabajadores, al fin de cuentas sólo son instrumentos de la empresa? ¿Cuántas veces le niego un pedazo de pan a mi hermano?

Tener tentaciones no es pecado, Jesucristo no pecaba y fue tentado por el demonio  (Mc 1, 12-13).  Lo que si es pecado es caer en ellas.

Las armas contra las tentaciones:

La oración (en especial el Padre Nuestro)

Las buenas obras

¿Cuándo dejaremos de tener tentaciones? simplemente el día que Dios nos llame. Mientras tanto nuestra vida debe ser una constante lucha a fin de vencerlas y alcanzar la santidad lo cual nos llevará con nuestro Señor.

Este tiempo de Cuaresma es un tiempo de reflexión, Jesús fue tentado en un momento difícil, habiendo ayunado 40 días se le ofreció que convirtiera las rocas en pan para que al fin calmara su hambre, se le ofreció riqueza, poder,  en fin el demonio quiso desviar la misión de Jesucristo aquí en la tierra pero no pudo vencerlo.

Así como Jesús seamos firmes en nuestra vida, en nuestros valores, en nuestro servicio a los demás.

Piensa ¿cuáles son tus tentaciones? ¿Cómo las voy a combatir? Ánimo, pídele al Señor la fortaleza para vencerlas y ser mejor persona, mejor cristiano, mejor hijo de Dios.

Bendiciones

Dulce Cantú

Anuncios

Read Full Post »

anillos_de_matrimonio

Obligaciones propias del esposo:

  • Ejercer su autoridad sin maltratar a nadie. Evitando todo lo que sea imponerse por la fuerza, haciendo valer su autoridad sólo por ser el hombre que manda (machismo).
  • Respetar a la esposa, corregirla, ayudarla , llenarla de cariño, comprenderla, serle fiel.
  • Aceptar a la esposa como es: con sus virtudes y sus defectos.
  • Dar ejemplo de buen esposo y padre con su comportamiento y sus palabras.
  • Educar a los hijos cristianamente.
  • Formar a los niños cristianamente en lo referente a la educación sexual.
  • Trabajar para sostener el hogar.
  • Aceptar responsablemente y con agrado los hijos que Dios quiera enviarle.

Obligaciones propias de la esposa:

  • Dar  ejemplo de buena esposa y madre.
  • Respetar al esposo, corregirlo, ayudarlo, llenarlo de cariño, comprenderlo, serle fiel.
  • Aceptar al esposo tal y como es: con sus virtudes y defectos.
  • Cuidar su arreglo personal para agradar al esposo.
  • Aceptar responsablemente y con agrado los hijos que Dios quiera enviarles.
  • Educar a los hijos cristianamente.
  • Formar a las hijas cristianamente en lo referente a la educación sexual.
  • Administrar bien el hogar, cuidar las cosas materiales, esmerarse en el cuidado de la alimentación de la familia, aunque por alguna circunstancia deba trabajar fuera del hogar.


La mujer no es la cabeza del hombre, ni la esclava, ni mucho menos instrumento de placer. Es el costado del esposo, es decir, una gran compañera, columna del hogar, sostén de la familia. El oficio que desempeña la mujer en el matrimonio es el de esposa y madre. De ella depende fundamentalmente la paz y la alegría del hogar, y debe enseñar con su propia vida a vivir el optimismo y la confianza en Dios y en la Virgen, después de poner un esfuerzo sobrehumano para cumplir con sus deberes y mejorar las condiciones de vida. La familia suele ser lo que es la mujer.


Dios los bendiga.


Tomado de “Noviazgo y matrimonios cristianos” . Autor: Julio Baduí Dergal

Read Full Post »